martes, 9 de enero de 2018

Experimentando la energía

¡Buenas noches a todos!

Llevo días practicando La Nueva Terapia que aprendí con Philippe en La Nucía. Me pasó lo mismo con la terapia de Chan, hasta que no compruebo los efectos en mi o en mi hijo, no me gusta recomendarlo, aunque hable de ello. Cuando Felipón comenzó a hablar y andar exponencialmente mucho mejor de cómo lo hacía antes de viajar a Hong Kong, animé a otras madres a lanzarse a la misma aventura. A riesgo, como todo, de equivocarme.



Aquí os dejo el testimonio de una de ellas, que aún sigue allí. Vuelven en dos o tres días, felices con los avances de su hijo Iñigo. ¡Gracias, Elena y familia!



Como sabéis, lo mío es una apuesta por las terapias alternativas. Son muchas las veces que la medicina tradicional no ve la luz, aunque sus profesionales pongan la mejor de sus intenciones y el mayor de sus conocimientos. En nuestro caso o en el de otros niños, y lo escribo aquí no a modo de crítica, sino de abrir puertas y ventanas a familias, se trata de lesiones muy graves, o incluso de lesiones que no se ven y aún así, están.

Creo que la medicina alternativa y la medicina tradicional deberían ir, cuando esto ocurre, de la mano. Los buenos profesionales están en ambos bandos y juntos aportan muchas soluciones. No somos sólo cuerpo físico, eso la física actual, la famosa física cuántica, ya lo sabe y habla de ello sin pudor, luego deberíamos tratar no sólo el cuerpo físico sino también el emocional y el espiritual, que son los que esconden, muchas veces, causas y diagnósticos que tantas veces las madres reclaman. Y yendo un poco más lejos aún, según esa misma física cuántica, todos estamos unidos. Luego, la madre más que nadie, está unida a su hijo. Si esto es así, la madre debe estar bien para que su hijo lo esté. Si un niño sano tiene la capacidad de salir adelante a pesar muchas veces del lastre que supone una madre emocionalmente hundida, un niño con lesión cerebral puede quedarse en el intento. Y en lo que se refiere al campo espiritual, ocurre lo mismo. Si un niño con lesión cerebral ha venido a enseñarnos algo, y no dejamos que nuestra alma tenga ese aprendizaje, el niño y la madre pueden quedarse bloqueados. Ojalá podamos hablar de esto con toda normalidad algún día y trabajarlo como trabajamos las matemáticas en el colegio.

No es para sentirse culpables, es para abrir los ojos y saber que nuestro momento de sufrir por sufrir ya ha terminado. Que seguir haciéndolo es opcional y que todo pasa por decidir emprender otra ruta diferente. Y en esa ruta es donde os invito a saber que no estáis solas, ni solos. Cada vez somos más las personas que optamos por esto, por no seguir luchando contra viento y marea, con los ojos cerrados, y los oídos bien tapados para no escuchar los avisos que nos manda la Vida. Cada vez somos más los que escuchamos los mensajes y a las personas que los traen.


En este sentido, siempre recomiendo la película El Cambio, de Wayne Dyer.

Hablaremos de esto, y nos juntaremos de nuevo, madres y mujeres que no lo son, el primer fin de semana de febrero, días 3 y 4. Hablaremos, soltaremos carga, escucharemos a terapeutas amigos, en cada taller serán diferentes (en este caso, Álvaro Galán, genial amigo, coach, presidente de Aspace Madrid, y referente de la superación pues con su parálisis cerebral nos enseña a diario lecciones de vida llenas de humor; y Marina Arroyo, amiga íntima, mujer valiente e inteligente, también coach, que nos aportará herramientas para sacar lo mejor de nosotras mismas). Yo, a su vez, aportaré lo que aprendí y aprenderé lo que aportéis, intercambiaremos información y experiencias. Bienvenidas todas.

https://istharlunasol.com/es/eventos/rocio-martin-diez/

En cuanto a La Nueva Terapia que os comentaba al principio de este texto, que me voy por las ramas porque escribo lo que viene sin pensar, puedo decir que durante estas Navidades la he aplicado en Felipón. Tuvo un segundo intento de brote de herpes en la cara, doloroso hasta el infinito, que siempre le provoca crisis eternas de epilepsia de cinco o seis días, sin descanso, hasta que el herpes desaparece. Y el herpes aparece cuando tiene mocos. Como éstos llevan más de dos semanas instalados en casa, entre unos u otros, sus defensas estaban bajas y nosotros en alerta máxima. Pues bien, cada vez que asomaba la epilepsia con sus características descargas en su cabeza, yo me iba a la habitación de al lado y comenzaba la terapia. La primera vez se lo quise hacer directamente a Felipón, pero me dijo que le dejara en paz, tal cual. Las siguientes ni lo intenté, no quería ser la típica toca pelotas que quiere darlo todo cuando te encuentras mal. Cada vez que volvía de la habitación de al lado, Felipón estaba tranquilo y plácido dormido. Luego la terapia hacía efecto porque el efecto era inmediato. A los tres días de aquello, pararon los amagos y la cara volvía a estar bien.


https://www.lanuevaterapia.com/aprender-la-terapia-lnt-se-convierte-en-un-recurso-para-mejorar-tu-calidad-de-vida-y-la-de-tu-familia/

Ha podido disfrutar de sus primos y sus tíos en la Cerdaña, a los que fuimos a visitar. Tuvimos la suerte de ver bajar a los Reyes Magos por la montaña en sus esquíes, y nos trajeron por fin la casita de Peppa Pig, que desde nuestro viaje a China era el bien más preciado del mundo. Gracias a Manolo, Fabiola, Fabiolita, Sonsoles y Gonzaga, por sus canciones, su cariño y su alegría, y en especial a Manuel, por hacer tan felices estos días a Candela, Felipón y Pía.

Tan buena sensación me ha dejado el resultado de La Nueva Terapia estos días que he propuesto en nuestro chat de madres hacer como experimento terapia a distancia. Al tratarse de energía e intención, la sanación es posible a pesar de que nos separen miles de kilómetros. A ver si sale bien y así podemos ayudarnos unos a otras.

Superada esta crisis, de las que siempre a pesar de todo, creo que sale reforzado, voy a trabajar con LNT el equilibrio en Felipón, para que se lance a andar sin agarrarse a ninguna mano. Cada vez está más cerca, pero ése quiste que Chan trató, aún debe presionar de alguna manera el vermis y el cerebelo. Qué cerca lo veo y qué ansiado el momento de verle andar o pegar una patada a un balón o a una piedra.

La Fuente, como así llama Philippe a esta Energía que nos dirige mientras ejercemos de terapeutas, me llevaba las manos durante la terapia, en el caso de Felipón, a la boca, y se me ponía la piel de gallina pues ahí arrancaba su dolor. Con cada niño es diferente pero igual de bonito mientras lo hago. Y lo mejor es que todas las madres podemos ser terapeutas, todas las mujeres, los hombres, quien quiera. Con esta u otra terapia, reflexología, metamórfico, terapias esenias, reiki... podemos ser parte activa en la recuperación de nuestra familia. Incluso, lo somos por el mero de hecho de buscar estar nosotras bien, salir de nuestros miedos y bloqueos.

Philippe y Elena estarán en Madrid los días 2, 3 y 4, en consulta. Si queréis cita, no dudéis en pedirla, en el teléfono 627 92 17 94. Trabajarán con vosotros el cuerpo físico, pero también el cuerpo emocional y el espiritual. Yo les acompañaré, sólo el día 2, para tratar a los niños que queráis, y a las madres que también queráis. Prefiero ahora que empiezo estar cerca del maestro y su super colaboradora, por las dudas que puedan surgir. El precio de la sesión para adultos es de 80 € y para niños de 40€. De todas formas, si hay alguna madre que quiere traer a su hijo a la terapia y además ese fin de semana hacer el taller conmigo, tiene un gran descuento en el precio del taller. Lo hablamos en persona si me llamáis o escribís.

Os mando un beso grande grande

Y en especial a Cris, eres la mejor. Increíble como está Patri, os lo habéis currado.

domingo, 24 de diciembre de 2017

¡FELIZ NAVIDAD!

Este mes de diciembre ha tenido muchas cosas. Todo pasa porque uno se decida a hacerlas. Lo que parece fácil, no lo es tanto si no das un primer paso, y ése ha sido el caso. Cuando María Talavera me habló de La Nueva Terapia, me lancé a pedir cita y me la dieron un mes y medio más tarde. El 14 de diciembre a las 9 de la mañana. La fecha llegó y viajé desde Niza, el aeropuerto más cerca de mi casa, hasta Madrid, con mi hijo Felipe y mi hija Pía, y de ahí en tren a Valencia. Cómo son las cosas, y cómo es el Universo cuando quiere que hagas algo, que el vuelo salió muy barato a pesar de que esperé hasta el último momento, tres días antes, para comprarlo. No tenía claro si ir en coche, por el itinerario tan raro que me tocaría hacer, pues de Valencia debía ir a La Nucía (Alicante). Mi amiga María Pirri lo hizo más fácil y nos recogió de la estación de Valencia, dormimos en su casa, y a las siete y media de la mañana del día siguiente salimos en su coche hasta la consulta de Philip Schwiderski. Gracias María, por formar parte de esta etapa.



Si cuento todo esto, es porque la gente muchas veces me dice: Qué fácil parecen las cosas contigo. No lo son, os lo aseguro, pero cuando te propones algo y esto es bueno para ti, y sobre todo necesario, aunque parezca difícil, aparecen personas en tu camino que te lo hacen más fácil, que te hacen reír para que recuperes fuerzas, que se ríen contigo, y se las das tú a ellas, que te ponen alas, para que llegues antes... Y cuando te quieres dar cuenta, estás de vuelta en tu casa, para pasar la Nochebuena con el resto de tu familia y para escribir este blog y desear Feliz Navidad a toda la gente que quieres.



Incluso la azafata del último vuelo nos reconoció, me dio regalos para los niños y me dijo que como psicopedagoga de carrera, no se podía olvidar de un niño como Felipón (te mando un beso si estás leyendo).

En ese viaje él ya no volaba conmigo. Os cuento. Cuando Philip le trató, le traje de vuelta a casa dos días más tarde, previa visita a María, terapeuta de Tomatis en Pozuelo, y yo me volví sola con Pía al día siguiente de nuevo a La Nucía, esta vez cogiendo tren a Alicante y de ahí a un hotel de Benidorm, donde pasé la semana que duraba el curso de formación de La Nueva Terapia. A Pía la dejé cada mañana con una señora de allí que la cuidaba hasta que yo volvía por la noche. En todo este lío, me robaron el teléfono. Creo que tanto ir y venir, el robo, Felipón y su catarro con el consiguiente herpes en la cara y epilepsia durante los cinco días que yo he pasado fuera de casa, Pía, con diez meses, que me ha mantenido anclada a la tierra, ha sido la forma de que no estar volando a día de hoy en alguna nube. La Nueva Terapia es lo que desde hace tiempo había pedido. Siempre os cuento que desde que nació Felipón, he descubierto a la terapeuta que llevo dentro. Terapia metamórfica, esenias, reflexología podal, Reiki, o simplemente tocar y sentir con las manos, que a veces viajaban solas por el cuerpo de mis "pacientes", siempre amigos. Las sesiones con Javi, el osteópata de Felipón, me hacen vibrar cuando las recibo, cuando le veo hacerlas, o al compartir sus impresiones entre sus sensaciones y las mías.


Últimamente me planteaba si estudiar osteopatía de tanto como me gusta tratar en el cuerpo dolencias físicas y bloqueos emocionales. Saber que estos se liberan, que estás siendo canal para ayudar a que la gente se sienta un poco mejor. Pues bien, Philip y Elena, su mano derecha, te hacen regalo tras regalo. Philip es enfermero, osteópata, acupuntor... come mucho y lo que le da la gana, fuma, nunca había hecho yoga ni meditación y, de pronto, para su sorpresa, La Fuente, como él la llama, le escoge. Al día siguiente de hacerlo, hace más de diez años, se dio cuenta de que ya nada volvería a ser igual. Ya no era él sólo el terapeuta sino que le ayudaba, guiaba, instruía alguien más. Esa Fuente movía sus manos, sus pies, le transmitía información, e incluso le condujo a dar forma a los cursos que ahora imparte. Se dio cuenta de que esa Fuente quería que compartiera la información con otras personas, que transmitiera el don que acababa de recibir, para que todas las personas como yo ahora que lo quisieran pudieran convertirse en terapeutas. Pensaréis que digo tonterías. María Talavera me lo contó, que vivió una sesión increíble con él y su amiga Carol, pero ahora lo he vivido yo. Él dice que es porque tu cuerpo físico se hace consciente de su cuerpo emocional/energético y el cuerpo espiritual. Entonces empieza la magia, tu cuerpo se mueve sin que sepas por qué, aparentemente sin sentido, a unos más a otros menos, hay quien incluso hace posturas de yoga sin haberlo practicado nunca, mudras... eso como paciente; como terapeuta te mueves, tocas, y sientes cómo una fuerza te dirige, os lo prometo. Tratas con toda la humildad que existe pues te das cuenta de que eres un mero instrumento de Algo Superior. Laila del Monte lo llama Médicos del Cielo en sus libros, y creo que son las mismas energías que han llegado a Philip y con las que Philip nos conecta a esa Fuente. Insiste en que todos podemos, y yo que dudaba, doy fe.


Estoy en fase de experimentar, llevo sólo un día en casa después de haber estado con ellos. He tratado a varias personas, me falta ver si de verdad se producen sanaciones, Philip dice que ya ha tratado a más de diez mil personas, Elena a muchas también. Os iré contando. Desde luego, es hacer lo que ya sentía desde hace tiempo, la diferencia es que antes yo no lo provocaba, simplemente llegaba, pocas veces, y ahora sí. Me conecto y La Fuente hace el resto. Me apasiona. Esta mañana sin ir más lejos, le hice una sesión a mis hijos. ¿Os imagináis, como dice Philip, que de verdad ayuda a mejorar aún más, cosa que no dudo visto lo visto en estos años, la cabeza de Felipón? ¿Y la de miles de niños como él? Sé que es un paso más, de lo más grandes, para mí y espero que para él también. Más de lo mismo, hablamos de intención, de energía, de cuerpos que no vemos ni tocamos pero están. El profesor Chan, que hizo su papel en Hong Kong, puso otra piedra (volveremos a verle) hace poco, los terapeutas que a diario trabajan en el hospital aquí en Francia, sus profesores en el colegio, Charlie su ayudante en clase. Y las madres, que tanto podemos hacer, o sea yo en este caso, que con las debidas distancias, puedo trabajar en casa. Me encanta saber toda la información, experiencia y  conocimientos que están por llegar.

Os invito a a conocer la Nueva Terapia https://www.lanuevaterapia.com/

Y a asistir a su charla de febrero en Madrid. Pinchad aquí para ver la entrevista de María y apuntaros si queréis http://www.mariatalavera.com/2017/11/philippe-schwiderski-fundador-lnt/




Mañana empezamos nuestro ciclo de Tomatis, doce días, enfocado al habla, al lenguaje. María, cuando le vio en su consulta, se quedó asombrada por el cambio, hacía casi dos años que no le veía. Quien le ve todos los días no lo percibe tanto, pues estos cambios e integración de lo nuevo requiere su tiempo, pero evoluciona a buen ritmo.

Qué Navidad más bonita y tranquila (estaremos solos los cinco y Mimo).

Os deseo Feliz Navidad y lo mejor del mundo para todos, FELIZ RENACER.

Cuando Candela me pregunta si existen las hadas, los Reyes Magos o Papá Noel, le digo claro que sí Candela, aunque no les veamos, existen. La magia existe. Y entre todos debemos creer en ella para hacer un mundo mejor para todos. Subir nuestro nivel de conciencia como dicen los entendidos. Cuando nos llega la información, dicen también, que ya no hay excusa para no abrirte a ella. Nos lo debemos y se lo debemos a quien sufre a diario el hambre, la guerra, la tristeza, la ira, la soledad...

Besos y abrazos a Elena y familia, que están ahora en Hong Kong con Chan y equipo, a Chan y equipo, a La Nueva Terapia, a Javi, a todos los terapeutas y profesores de nuestros hijos, a todos nuestros amigos, de España, de Francia, y de más allá, a nuestra familia, mamá ( que en este año se cumplan todos tus deseos), papá (nos vemos en unos días para celebrar tu cumple juntos, y Begoña, que aunque no vengas esta vez, se cumplan los tuyos también), padrinos de Candela, Felipón y Pía, a mis muchos masters de Vida, a mi tío Pedro, tan cerca siempre, a Bea, para que este año sea tu año de descubrir y recibir, a Celia y Yago, y en especial, a todas las mujeres que estáis ahí, madres o no. Para que sepáis quienes sois, lo que tenéis y lo que podéis dar, y también, lo que debéis recibir, que es uno de los mensajes que mi hijo ha venido a darme. Gracias a todas, a ese chat que hemos creado y en el que tanto compartimos. Y a Roberta, pues ella ha sabido darme con su terapia una visión nueva de mí.

P.D.: No os he contado, cuando volvíamos en el avión después de visitar a Philip y Elena, Felipón jugaba con su pie. Era un monstruo, que se caía al agua, y allí le esperaban los cocodrilos. Era emocionante para mí ver cómo mi hijo jugaba con tanta normalidad.











lunes, 4 de diciembre de 2017

Por lo visto, hoy va de terapias la cosa

Queridos todos, siento que tengo que escribiros, entre otras cosas para daros las gracias a los muchos que me habéis felicitado hoy por mi cumpleaños. He pasado un día bonito, tranquilo. Vivo en una sitio que lo es y he dado con amigas que me hacen sentir como en casa. Hemos comido juntas, no me han dejado pagar porque aquí se invita al festejado a pesar de que le había dicho al camarero al llegar que no las hiciera ni caso... Carolina casi se lo come y él, asustado, me ha devuelto la tarjeta. Yo no le he asustado nada. Pía ha pasado de brazo en brazo con su eterna sonrisa en la cara. 

Felipe está de viaje, la aupair se volvió a su pais. Por primera vez estoy con mis hijos sin pensar en otras cosas, sin querer irme, sin pensar que podría estar haciendo otra cosa, porque parece que asi somos los adultos, y sin miedo a decirles que no puedo o que no me apetece jugar. Porque no tengo que ser la madre más guay del mundo siempre, ni siquiera mucho. Porque saber decir que no, me costaba con ellos siempre que me pedían jugar, supongo que porque se destapaban los miedos inconscientes de caer bien y ser aceptada, amada. Y veo que vale con estar con ellos y mirar como juegan o pintan. O ver la película que ellos ven. Aprendo cada día. Y vivir lejos de mi país y estar tanto con ellos tiene estas ventajas.

Me gusta manteneros informados y como cada vez que escribo sale lo que quiere salir, ahí va lo de hoy...

Felipón habla sin parar, frases que me asombran, y ya la gente le empieza a entenderle. Hoy justo me ha dicho a mi que no me sentara en la parte de atrás del coche porque no me cabía el culo, así de literal. Me hace enfadar a cada rato con sus rabietas y sus caprichos, pero el resto del tiempo le achucho porque se lo gana. Y también porque mantiene un ritmo tan vivo en nuestra relación que sé que es parte de su sanación, de nuestra sanación. No puedes dormirte con él. No te deja hacer las cosas mal, quiere vivir, quiere mejorar. Y si os cuento esto, perdonad si ya lo he hecho antes, es porque Felipe y yo sabemos que desde que él ha venido a nuestra vida nada es igual. Siempre digo que es mi maestro, los niños con lesión cerebral lo son, los niños en general. Pero cuando tienen alguna complicación en sus vidas, y nos toca ponernos las pilas, ésta se hace más evidente. Él marca los tiempos, y quiere seguir conociendo terapias y terapeutas. Como si nos llegaran cada vez que él lo necesita. Tiempos de relax, dos años incluso, nada más llegar a Francia a vivir, que por no hacer no hicimos nada más que mirarnos a la cara, jugar en casa y salir al parque. 


Y ahora toca tiempo de aprender y practicar. Colegio y comedor, en el que le han aceptado tres días por semana, terapia de fisioterapia dos veces por semana, media hora con una terapeuta y media hora con otra, con técnicas diferentes, media hora de psicomotricidad, otra media de ergoterapia que llaman en francés, algo así como ayudarle a usar sus manos para ser más autónomos en sus vidas, y media hora de logopeda a la semana. Todo ello gracias al sistema público de aquí. Ah, y una hora de osteopatía craneo sacral cada quince días, que ésa sí pagamos. Casi todo eso en horario de colegio, así que cuando sale, vamos directos al parque o a casa. En el colegio se echa buenas siestas, me cuentan.

Hasta que me viene con claridad a mi cabeza, corazón, o como lo quieras llamar, a través de mi intuición, a la que ahora hago caso a pies juntillas porque no falla, y me dice que haga algo nuevo. Nada de eso nuevo que llega es agotador, siempre es una especie de extra que cabe en su horario y esquema actual, y siempre consiste en recibir y reposar después. Hong kong, salvo el viaje, permitía descansar en la habitación muchas horas.  

Hace unos días supe que tenía que llamar a María, la terapeuta de Tomatis de Madrid, para que prepare otro ciclo para empezarlo en Navidad. Hace dos años que no lo hacemos, nos lo recomendaron Cristina y su hija Pati. Cada ciclo son más o menos diez días, dos horas cada vez, con unos cascos puestos en los que escucha canto gregoriano y música clásica. No le encanta pero se duerme, que también vale. Y mientras, las irregularidades de la grabación, hacen que el músculo del tímpano se contraiga con ellas y trabaje el cerebro, que es quien recibe las señales. Como resultado, siempre que termina un ciclo, noto mejorías. A veces sutiles, a veces más evidentes. Bienvenidas todas.  

Y también me vino de golpe el recuerdo de una amiga, Silvia, que hace tres años me habló de la dieta Gaps (Gala sé que no te lo crees, yo aún lo tengo en el aire, pero lo voy a probar). Hace dos días que la pongo en práctica después de hablar con una nutricionista de aquí. No es difícil ni cara, lo preparas en casa, es a base de caldos clásicos y nutritivos con huesos de pollo y vaca, verduras... baños con sales y probióticos, con alguna vitamina, en nuestro caso la B12. Me había relajado mucho con la alimentación, a la que doy suma importancia desde que así nos lo razonaron en la terapia Doman y haber cambiado la vida de mi hijo, quien pasó de no querer moverse, a activarse y poner mucha más atención a lo que le pedía. 

Comemos sano, mucha verdura, legumbre y cereal entero, pescado, ensaladas... y carne también, sobre todo los niños. Pero al final, por las prisas,en las meriendas, caían ya muchas galletas, zumos envasados, aunque fueran bio... Os contaré según vaya viendo pues es bastante radical, aunque hoy yo de momento ya me la he saltado que para celebrar mi cumpleaños les he hecho pizza y los carbohidratos no están bien vistos durante el tiempo que se aplica. Son tres meses.

Y para terminar de contaros acerca de estas terapias que probamos, y que siento que debemos probar, en estos días estaremos con un osteopata muy especial, del que me habló mi amiga María Talavera. No adelanto nada, porque algo de "magia" hace, o debe hacer según parece, algo que mi marido ya ha probado, y aprobado, pues aprovechando que estaba en España por trabajo, fue a verle. Yo no le he visto aún. En cuanto le probemos os digo. 

Nos queda un segundo mes en Hong Kong para terminar con el Profesor Chan. Casi seguro que nos vamos en febrero, sólo a esperas de arreglar un par de cosas. Hay una familia que vuelve a España esta semana, deseando saber qué tal responde su hijo a este mes tan intenso.

Y yo, ya que éste es un post de terapias, os adelanto también que en febrero, a primeros, vendrá conmigo a España, Roberta. Ella es la vecina que me recomendó ir a Hong Kong, pues ella acababa de volver de allí. Es terapeuta. Yo no sabia de qué hasta que hace un par de meses pregunté al Universo qué podía hacer por mi que no estuviera haciendo, creo que las madres con niños con lesión cerebral deben cuidarse y atenderse, no sólo a sus hijos, y yo hacía tiempo que no me reglaba ese espacio de una manera consciente. Comencé con ella una terapia regresiva (te puede llevar hasta el momento en el que estabas en el útero materno) que me ha llevado a descubrir cosas de mi, a avanzar, a sanar, a comprender... Me siento diferente, más segura de mi misma, más libre de miedos. Sé que hace falta ser valiente para tomar la decisión de comenzar una terapia de la que no sabes cómo saldrás. Mejor, seguro, pero con cambios, y eso siempre asusta. Roberta es tan buena, te lleva tan bien a tu subconsciente, de una manera tan realista, a través de tu cuerpo, sin hipnosis, habla tanto contigo para ayudarte a caminar, que hace fácil lo difícil. Por eso le pedí que estuviera en Madrid algún día. Por algo me ha dicho que sí. Si alguno os queréis apuntar, decidme. Ya hay bastante gente en la lista, amigos que saben porque les cuento. Por privado os explico más detalles, si queréis.

Os mando besos y abrazos....

Rocío




sábado, 4 de noviembre de 2017

Reflexiones con mi amigo Alvaro Galán

Hola a todos, son ya varias madres las que se lanzan a la aventura de ir a Hong Kong con sus hijos. Desde aquí a todas os deseo lo mejor del mundo. Nadie tiene la varita mágica. Lo que a uno le va a bien a otro no, esa decisión la tomará, imagino el alma de cada uno, su misión en esta vida, sus circunstancias personales... No lo sé, lo importante creo yo es que si la madre, la familia, está bien, no recaerá en el hijo la responsabilidad única y exclusiva de que su familia esté feliz. Si él mejora, es una alegría, pero si no, estoy segura de que se trata de una prueba más en el camino que debemos recorrer. Si hacemos algo, es porque sentimos que tenemos que hacerlo y siempre deberá, creo yo, ser un motivo de aprendizaje.

Hablábamos este pasado fin de semana en el taller, donde nos juntamos madres de niños con lesión cerebral, madres de niños sin lesión cerebral, y mujeres que no eran madres, de las emociones, de lo importante que es identificarlas a tiempo, cuando aún no nos han envuelto y cegado y nos avisan de que debemos prestar atención a algo que nos hace daño, o que nos da miedo, o rabia... las emociones, aprendí, que nunca son negativas, sino que, al contrario, son nuestras aliadas 
en este camino. En vez de escucharlas, desde pequeños nos invitan a taparlas, a bloquearlas, y se quedan en algún lugar escondidas, dentro de nosotros, hasta que ya de mayores, en el mejor de los casos, nos damos cuenta de que no estamos viviendo, ni sintiendo, sino que pasamos por la vida bajo una armadura. Creemos que eso no es sufrir, pero cada día veo que al contrario, nuestra alma sufre mucho porque no puede expresarse. Y que esas respuestas automáticas que tenemos y no comprendemos ante situaciones aparentemente sin importancia, son fruto de aquellas.

Hablábamos también de la necesidad que tenemos, las mujeres, por nuestra capacidad para dar y recibir amor, y las madres en general, de sanar nuestras heridas del pasado para dejar hablar a nuestro corazón y a ese alma y no estar controladas siempre por las voces de nuestra mente, que no son pocas.


Y hablaba también con Alvaro Galán, gran amigo mío, de que las madres de niños con lesión cerebral tenemos más obligación que nadie cuando nos llega la información de encontrarnos y recuperar aquello que nos hacía vibrar, de que salga nuestro auténtico Yo, para ser felices y fluir con la vida en vez de estar siempre en lucha con ella.

Una persona sin discapacidad tiene libertad para salir o entrar, decir o no, ir o quedarse, pero una persona con discapacidad depende de sus padres en la mayoría de los casos para hacer planes y tener vida privada. Alvaro es psicólogo, coach, deportista pero también es hijo, y tiene novia. Está en silla de ruedas debido a su parálisis cerebral y no puede conducir. Vive solo, es autónomo y va en taxi, autobús o tren a todas partes. Pero muchas veces recurre a sus padres para ir a ciertos sitios, con el peligro que eso conlleva, y todos lo sabemos, de no poder mantener tu vida privada en Privado. Los juicios, opiniones, suposiciones, cómo un padre o una madre vuelca en sus hijos sus anhelos, deseos no cumplidos, miedos... una persona con lesión cerebral no se puede escapar de todo eso. Me entró mucho agobio cuando me lo contaba.

Superado el susto y el disgusto de tener un hijo con lesión cerebral, debemos remontar, por nosotras y por ellos, no deben ser nunca raíz de nuestro sufrimiento. No más que cualquier otro niño porque al final, una madre cualquiera, sufre si su hijo no estudia la carrera que quiere ella, si no se casa con quien quiere ella, no hace lo que ella cree que es bueno para el... así que, hablando con Alvaro, me di más cuenta que nunca, que debemos ser libres y dejarles libres. A todos los hijos, y más aún, a ellos.

No se trata de no sufrir cuando tiene una crisis de epilepsia o él sufre sino de comprenderlo desde el clic espiritual que se produce en nosotros cuando meditamos e inciamos una búsqueda dentro en vez de fuera. No morimos el día que diagnosticaron la lesión a nuestro hijo, aunque lo creamos, sino en la mayoría de los casos mucho antes, probablemente de pequeños o después, cuando renunciamos a ser felices o a perseguir nuestros sueños por miedos ... nuestros hijos nos hacen tocar fondo de aquello que arrastramos y quedó grabado en nuestro subconsciente.

Podemos sufrir con ellos y llorar si hace falta pero este camino que me propusieron y comparto nos acerca a momentos bonitos,de magia,a las sincronicidades , a saber que existe algo aunque no lo veamos... que hace que ese sufrimiento sea menor o desaparezca, en muchos casos. Es muy personal esto, y lo comparto a riesgo de resultar pesada o que me tachen de loca pero igual que lo compartieron conmigo otras personas, lo hago yo ahora. Sólo planteo a las madres o mujeres que aún no lo han hecho que se asomen a lo desconocido... Al principio cuesta ,luego nada. Pero hasta que no lo vives no sabes de lo que te hablan.




Aquí os dejo una foto de Alvaro durante nuestra quedada, grabé también un vídeo con la explicación, con su reflexión sobre lo difícil que es poner límites y lo difícil que es hacerlo si tienes discapacidad, por esa relación de dependencia que se establece entre una madre y ese hijo, tanto que a veces les asfixia. Al menos, que Alvaro nos sirva para tomar conciencia. En la foto le veis con una servilleta, no se le ve la cara. Ése sería el caso de una persona que puede poner ese límite y nadie le ve la cara, su privacidad es suya. La siguiente foto que nunca tomé, cuelgo el vídeo, sería, como yo le vi, con una fina capa de esa misma servilleta , que al ser más fina, permitía que le viera los ojos, y la nariz y la boca porque se transparentaba. Así es como mantenemos la privacidad las personas, adultas, con discapacidad me dijo. Imposible. Nos ven.


Seamos pues consecuentes con lo que nos gustaría que fuera nuestra vida. Nunca, nadie, estamos libres de tener cualquier discapacidad. Como me dijo mi madre de pequeña, no hagas con los demás lo que no te gustaría que hicieran contigo. Aplicarlo no es fácil, pero cuanto más objetivas seamos de nuestras emociones, sepamos escucharnos y por lo tanto ser felices, más fácil será respetar la vida de los demás.

Felipón avanza, pasito a pasito, a la vez que lo hago yo. A veces más despacio, a veces más rápido... Ayer gateó con patrón cruzado, sigue sin tener el suficiente equilibrio para andar sólo así que seguimos con una mano. Eso sí, en el colegio hace unos dias nos dijeron que parecía otro niño, y que ademas, se cansaba mucho menos.

Besos para todos

Rocio

sábado, 14 de octubre de 2017

Pasito a pasito...


Fan de Rafa Nadal, a quien tuvimos la suerte de conocer hace unos días... Gracias Benito por hacerlo posible.


Felipón mejora cada día. Ayer durante la cena le dijo a su hermana: Candela, es mi turno, no me interrumpas. ¿Trato hecho? Para quienes sabemos el milagro que supone cada palabra, nos asombra que nuestros hijos construyan frases, y además las entendamos. Ayer también ocurrió algo que comparto con vosotros. Felipón, por cansancio, o por la razón que fuera, gritó y gritó y gritó, incluso le tiró un vaso de agua a su hermana. Fuera de lo asombroso que resultó, y de lo emocionante también, por qué no, son comportamientos ante los que no sabes muy bien como reaccionar. Por un lado, quieres aplaudir que tenga reacciones tan normales. Por otro, comprendes el esfuerzo que hace para todo, y te conmueve. Por otro, te enfadas porque su hermana está harta de que él sea el centro de atención el noventa por ciento del día, por unas razones u otras. Y ayer, eso ocurrió, Candela lloró, y yo me enfadé y le llevé en volandas a su cuarto mientras lloraba en plena rabieta como nunca le había visto. Por otro, sabes que un día para él está lleno de contradicciones, quiere cada vez ser más normal, algo que antes parecía lejano, y ahora, por cercano, puede que se le haga más difícil. Cada día toma imagino más conciencia de la distancia que existe entre sus actos y los de sus compañeros de colegio que andan, corren y juegan sin ayuda de nadie. Debe ser frustrante, a ratos, saber que tu cabeza puede cada día más pero tu cuerpo no reacciona a la misma velocidad. Que la gente, cada vez menos, sigue sin entenderte del todo y pregunta a tu madre en vez de a ti las cosas, que la gente, cada vez menos, sigue hablando delante tuyo como si no te enteraras de las cosas, que la gente, cada vez menos, te mire con pena. Cada vez menos. Pero tú te das cuenta cada vez más. No debe ser fácil que tu madre a veces te riña o te pida que andes más rápido o no te hagas pis porque ella, al contrario que esa gente, te exige por encima de tus posibilidades y pierde la paciencia o tiene prisa porque tu hermana tiene hambre o porque tu madre es humana y también está cansada. Y debe ser dificil aprovecharte de tus dificultades para que los demas hagan todo por ti incluso cuando puedes porque sabes que si mejoras mucho dejas de ser el centro de atención y serás uno más, para lo bueno y para lo malo. Estás en medio de todo eso, y tú tienes tu ritmo, y tus miedos, y tus filtros... Como cada niño, eres un ser único que necesita su trato especial, como niño con lesión cerebral tienes tus manías, tus dificultades... tus reacciones y tu ingenuidad infinita, y eso te hace necesitar un trato más normal que un niño normal.

Por eso, cómo no repetir a las madres, hasta hartarme, porque cada vez lo veo más, y siento que Felipón me transmite con más fuerza ese mensaje, que son esas madres, y por encima de todo, esas mujeres, son, somos, las que deben sanarse, de sus miedos, de sus inseguridades, de sus historias personales, para estar en su sitio, para escuchar su propio cuerpo, lo que éste quiere y le cuenta a diario, a veces a gritos. Todo lo que podamos y nos de tiempo en esta vida😅. Sanarse para no hacer caso a las voces de tu entorno que no te aportan lo que necesitas para seguir tirando del carro, y sanarse para no hacer caso a las voces de tu cabeza que te boicotean con sus argumentos y te hacen perder el tiempo, que te embaucan y te convencen de que hagas o no hagas cosas que en realidad tu corazón sabe que debes o no hacer, y generalmente nunca se ponen de acuerdo. Sanarse para salirte de roles. Sanarse para encontrar tu lado más femenino y ser mujer en plenitud y también para sacar tu lado masculino, saber poner limites y ser tú sin miedo. A propósito de esto, saque una foto a dos caracoles que me recuerdan al Yin y Yang del taoismo. Por algo se cruzaron en mi camino... o más bien, yo en el suyo.


Esta semana Felipe mi marido me decía que a lo mejor Felipón no controlaba del todo el pis, pues nos le devolvían muchos días del cole con varias mudas empapadas. Llegamos a dudar. Felipe le dijo, Felipón, si avisas a tiempo en el colegio para que te lleven al baño, te ponemos Peppa Pig como premio cuando estés en casa. Desde este verano, con el Profesor Chan, Peppa Pia nos persigue. No se ha hecho pis en toda la semana. Tremendo.

Yo llevo tres semanas yendo, cada lunes, a ver a Roberta. Cuando pregunté a la Vida si había algo que pudiera hacer por Felipón que no estuviera haciendo, apareció ella en la terraza de al lado y me dijo que debía ir a Hong Kong.

Cuando hace un mes pregunte a la Vida si había algo que debiera hacer por mi que no estuviera haciendo, a mi mente vino un mensaje claro: llama a Roberta. Yo no sabía a que se dedicaba. La llamé y me lo dijo. Es terapeuta y hace terapia regresiva y constelaciones familiares.  Me contaba que su regresión llega sólo hasta esta vida, hasta el momento en el que crecemos dentro del útero de nuestra madre. Eso no quita para que si tu subconsciente la lleva hasta otra vida no le escuche, pero por regla general tenemos bastante con resolver lo que nos hizo daño en ésta. Nunca he hablado con un terapeuta que me escuche, ni a mi subconsciente, y ella lo ha hecho. Sentía que llegaba el momento. Cuando llevas años escuchándote, se hace más fácil, y a mi que ahora me encanta el silencio, me apetece hablar y aprender. Desde que vivo en Francia, hace dos años, he estado conmigo misma, era el momento de salir. Allá que fui. Llega un punto en la Vida en el que no quieres perder más tiempo tamizando emociones o sin saber porqué se repiten ciertos comportamientos en ti o no tienes resultados acordes a actos que haces supuestamente bien. Llega un momento en la Vida, al menos yo, en el que te sientes tan conectada con ella y contigo que pides ayuda y te la dan. Y en este punto estoy, Roberta me guía y me indica cosas que ya sabía, otras nuevas, que están resolviendo dudas, destapando heridas mal cerradas y sanando mi alma a la vez que se sana mi hijo. Genial ese hilo conductor que hay entre las madres y sus hijos. Y me divierte, siempre diré que me divierte, salirme de mi zona de confort para avanzar. Y cada día pido que me den caña para saber más y avanzar más.

Queda poco para que vayamos a Madrid. Serán pocos días. Me encantará veros a todos los que pueda, el 28 y 29 además estaré en el taller compartiendo todo lo que pueda de todo lo que he aprendido en este tiempo, y me ha hecho más feliz y consciente, desde luego, de lo que era antes.

http://istharlunasol.com/es/rocio-martin-diez/taller-despertar-hacia-tu-corazon

Os dejo una foto de Felipón bajando esta semana las escaleras del parque. Bajó además, por decisión suya, agarrado de la barandilla con su mano derecha. Quien le conoce sabe lo difícil que parecía eso, hace unos meses no la reconocía como suya. El neurólogo nos dijo en la última visita que su cerebro no recibía esa señal. Pues ya la ha recibido. Y día a día se cumplen los pronósticos del Profesor Chan. Y yo sigo aprendiendo y sintiendo más cerca el espacio donde la energía cuántica hace que todo sea posible.


En unos meses tenemos idea de hacer la segunda visita a Hong Kong, y la última. Alguna madre ya está preparando su viaje, seguro que aprende y su hijo mejora... Seguro

Besos a todos!!!

P.D.: Mando un beso especial a Yago y a Celia. Y a Javier, y a Nicolás, y a Marina, y a Chicho, a toda la familia, por estos años de entereza y superación. Sois unos campeones. Os veo en unos días.

P.D. 2: Y otro muy especial a Felipe, de viaje este fin de semana, por estar ahí siempre acompañándome en este camino.

P.D.: Y a mi madre, que ha estado tres días en casa y me demuestra cada vez con más claridad como es posible sanarte por una hija. Gracias por estos días tan impensables hace un tiempo. Si lo de fuera es reflejo de lo de dentro, será que yo también he avanzado mucho en mi relación con ella, y por lo tanto, conmigo.

sábado, 30 de septiembre de 2017

Felipón anda agarrado ya sólo por una mano!!!

Queridos todos, tengo la mejor noticia de todas para daros, por todo lo que nos habéis apoyado y lo pendientes que estáis siempre, quería deciros que esta semana está siendo muy importante y bonita para nosotros, pues Felipón anda ya sólo agarrado por una mano...


Después de la proeza en el aeropuerto de Hong Kong de andar sobre sus rodillas, de ponerse de pie en casa, él sólo, y mantener el equilibrio durante más de un minuto, a los pocos días de volver, decía que no quería repetir ni una cosa ni la otra. Como si le diera miedo. No es lo mismo la altura de un niño de un año que empieza a andar, a la hora de caerse, que la de un niño de cinco, ni tampoco la inconsciencia. Puede que fuera ese el motivo, o puede que lo fuera mi propio miedo, reflejado en él, como bien dije este verano en el blog. Es un miedo lógico, que muchas madres guardamos en la recámara, miedo del que hablé esta semana con Roberta, nuestra querida vecina que tan sabiamente nos mandó a Hong Kong a conocer a Chan. Ella es terapeuta, de humanos mayores como le decía a Candela el otro día, terapia regresiva entre otras, y comentábamos que tenemos muchos miedos escondidos, fruto de experiencias vividas o herencia de nuestros ancestros. De ahí la necesidad de sanar heridas, de tomar conciencia de ellas, de emociones que nos bloquean, de situaciones que nos paralizan o que sin saber por qué nos provocan ansiedad, tristeza, irá... o pérdida de control, miedo a lo desonocido, a que la historia no tengs final feliz... todo con la finalidad de protegernos, de no sufrir. Pero es que estos resortes son los que de verdad nos impiden ser felices. Y la buena noticia es que somos los únicos responsables de tomar un camino u otro.

Por ejemplo, aparentemente yo estoy feliz de que Felipón ande, soy de las madres más realistas y a la vez positiva del mundo mundial. Pues bien, cuando intento visualizar o intentaba hacerlo, de ver a Felipón andar o hacer una vida normal, me resultaba imposible, mi mente se iba a un sitio y a otro. Reconocí hablando con Roberta miedos asociados a esto. El tema es que sólo lo ves cuando llega tu momento y sólo a partir de ahí puedes corregir... dicen que la Vida es tan generosa que te da la información cuando estás preparado para recibirla. Esta semana está siendo algo así como haber destapado la caja de Pandora. Un descubrimiento tras otro, y los que me quedan. Qué quiero decir con todo esto: la necesidad de sanarnos, de sanar nuestro cuerpo, nuestro corazón y dejar que nuestra alma se exprese sin condición. Estamos aquí de paso, venimos a aprender aunque no recordemos. Cada vez estoy más convencida de ello, no porque me lo cuenten sino porque así lo siento y lo veo. Esta semana también ha sido una semana de meditar, de recibir palabras, imágenes, de escuchar... y de avanzar. Y es curioso, porque siempre que me pasa esto, Felipón da un salto en su propio avance. En El Regalo que cambió nuestras vidas lo describí tal y como lo viví, desde el corazón, y a día de hoy me reafirmo en todo ello, y añadiría mucho más, pero eso ya son páginas de un segundo libro.

Me encanta tirarme a la piscina cuando soy consciente de que debo mover ficha.

El lunes 2 de octubre, esto es, pasado mañana, realizaremos el sorteo "Felipón a Hong Kong". Gracias a todos de nuevo. Enviaremos un correo electrónico al ganador. .. sabed que estamos felices con la experiencia y los resultados.

Me preguntaban muchas personas, madres, en estos días, tras enviarles el video de Felipón andando, agarrado de mi mano, si creía que era obra de Chan, planteándose ir ellas. No quise decir nada antes, a pesar de que Felipón habla mucho más y mucho más claro desde nuestra aventura en China, esto podría ser fruto de una evolución natural y continua, de su afán de superación; utiliza su mano derecha mucho más también, aunque podría pensar que es por la misma razón; pone las manos al caer, cosa que me ha resultado grato y sorprendente de ver pues demuestra que ha ganado rapidez en sus reflejos; pero ya que ande y mantenga el equilibrio, eso sí que puedo decir que ha sido su terapia. En junio estaba lejos de lograrlo. Ahora pie que apoya, pie en el que pone todo su peso. Le falta práctica y confianza, pero tanto él como yo sabemos que no hay vuelta atrás. Yo la primera.

Por último, os recuerdo que el fin de semana del 28 y 29 de octubre Isthar Luna Sol ha organizado un taller para que nos juntemos y hablemos de muchas cosas, de mi experiencia como madre, que compartí en El Regalo que cambió nuestras vidas, pero sobre todo como mujer, de como me ha cambiado mi forma de ver la vida. He descubierto la conexión entre mi hijo, mis hijos, y yo y sobre todo mi conexión con la Vida, Universo, Dios, Energía. .. llámalo como quieras. Ya no leo libros de autoayuda y hago esfuerzo  por creer en ellos sino que ahora doy fe de cómo podemos cambiar nuestra vida para ser felices, de ser activos y no pasivos en los acontecimientos que nos suceden, para comprender y aceptar...

Nuestra responsabilidad es muy grande, tengamos o no hijos, pues las mujeres somos capaces de iniciar cambios, de dar y de recibir mucho amor... Ya es momento de encontrar nuestro sitio.

Hablaremos de esto y de lo que os apetezca y surja, estoy a vuestra disposición.


http://istharlunasol.com/es/rocio-martin-diez/taller-despertar-hacia-tu-corazon

Un beso grande a todos

Rocío

lunes, 11 de septiembre de 2017

Vuelta al cole... Con novedades 😍

Queridos todos, llevo días queriendo escribiros pero ha sido misión imposible... Hoy ha empezado el cole.

https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=10212970957122057&id=1035291786

Puedo deciros que este verano, para Pía el primero, he disfrutado de mis hijos más que nunca y no me he desesperado casi nada ;P. Termino cansada pero contenta de todo lo que he aprendido y agradecida de lo que he vivido. Mañana empieza mi verano, tenemos la suerte de vivir en un pueblo cerca del mar y me acercaré a la playa, a tumbarme en mi toalla y escuchar nada, las olas, algún pájaro que se deje y los gritos de otros niños, que no de los míos. Sin miedo a que se me ahogue uno, a que se aleje la otra, o a que se peleen todos.

Siempre he sido impaciente, inquieta, en cierto modo rígida y controladora. Muchas os sentiréis identificadas, otras no, pero guardado en el cajón hay algo que te hace saltar cuando todo es diferente a lo que habías planeado. Cuando ordenas y por arte de magia se desordena, cuando te llaman de varias habitaciones a la vez, cuando te gritan al oído o  cuando nunca sales de casa porque siempre hay algo que volver a buscar. En general,sin ir mas lejos, cuando la vida no te da lo que quieres sino lo que necesitas. Pues éste ha sido mi verano prueba. Uno más de los que llegan y se van desde que me hice consciente de que esto que llamamos Vida es un regalo. Hablaba con Iñaki y me reía por cómo había descrito a amigos comunes nuestros días juntos en Hong Kong. Sobre todo cómo me había descrito a mi. Orinal en mano, lavadora voladora, móvil sin paracaídas, pelos locos, niños más, rodillas sucias, ritmo des-pacito, energías, intenciones, y demás aparatos por doquier. Algunas cosas las añado yo. Pero es que sin todo eso en la maleta no me iba. Ni a la esquina. Aquí seguimos con ello, no nos falta de nada, ni nos sobra tampoco.

Hoy me decía una persona muy especial para mí que se le estaba despertando el alma. Cuando hablábamos de ello hace tiempo, hoy me contaba, que lo entendía, pero que no lo comprendía. Hoy lo ha hecho. Porque a medida que das pasos, la Vida Te da llaves, y éstas abren puertas. Y por ellas entra luz, o más bien deja salir la luz que tienes dentro. O ambas cosas a la vez. Este verano han sido varías personas las que me han dicho que se sentían más libres, más conectadas, sin tantos miedos, receptoras de mensajes. Y dos de ellas en concreto, me hablaban de varios regalos que les están haciendo sus hijos... nuestros maestros...

Hoy,en el cole de Felipón,le recibieron con una alegría infinita, emocionante. Su profesora, Julie, Charlie, su ayudante y amigo, Maele, su novia inseparable de brillantes ojos azules que atravesó la clase y le abrazó con naturalidad envidiable... Maele, a quien Felipón cautivó a principios del curso pasado con sus zapatillas nuevas. Ella se moría de risa,y él se acercaba poco a poco en el banco. Me pedía que esperáramos a que llegaran sus padres cuando no lo habían hecho, a la salida de clase. Ahora es Maele quien le conquista a él, Felipón observa y se sonroja. La eterna historia de los amores tímidos. Candela les miraba y sonreía.

En infantil hoy era un día de puertas abiertas y solo estuvimos quince minutos, el tiempo suficiente para que Charlie nos dijera que Felipón este año come dos días en el colegio y va los cinco días de la semana. El año pasado solo iba cuatro para que descansara uno. Yo sentía que era otro niño el que entraba por esa puerta, sin pañal, más erguido, capaz de sostenerse de pie solo un minutos, capaz de dar tres pasos, sin ayuda de nadie... Ah, ¿no os había  contado....? ¿De verdad? Ya en el aeropuerto de Hong Kong, antes de subirnos al avión, entre vómitos y diarreas varias, volvimos todos malos por algún virus extraño, Felipón tuvo la energía y la gana de andar de rodillas por todas partes. Según su terapeuta de Feldenkrais, en Madrid, Jaime, entonces me explicaba que eso sería la antesala a andar pues hace falta casi el mismo equilibrio. Una vez en casa, dos días más tarde, se puso de pie él sólo, de repente, como si algo en su cerebro le dijera, ya puedes, adelante, y se sostuvo un minuto erguido. Feliz. Estos días practica, y da tres pasos solo. No se lo cree aún, ver desde arriba es otro planteamiento de vida. Ahí lo dejo. Y hablar, habla sin parar, conversaciones, descripciones, historias... de todo sale por esa boca. Alto y cada día más claro.

Candela feliz de que le haya tocado con su amiga Louane en clase, contenta de volver y yo de haber terminado la compra y el etiquetado de libros, cuadernos, pegamentos, boligrafos de colores... y feliz de saber que disfruta de aprender. A Felipe padre se le cae la baba. Y a ellos con él.

Este fin de semana estuvo mi padre, y su mujer, Begoña, nos lo pasamos muy bien con ellos, es divertido ver cómo una persona ejerce de abuelo, cómo esa figura te da la oportunidad de resarcirte de momentos no vividos. Mis padres, cada uno con su forma de ser, lo Están haciendo. Candela hoy se puso su pantalón nuevo que le trajeron de regalo, y Pía se quedó con Rosalía, nuestro aupair recién llegada de México. Profesora de música. Le he pedido que les enseñe, que les haga cantar, bailar, saltar y jugar, con arte, que de eso sabe un rato.

Volvemos a la normalidad, al orden, al desorden, al concierto, al desconcierto, a los horarios, a los deberes, al parque, a tener mis ratos, para mí, para escribir, para leer, para aprend para el silencio, para estirar, a las cenas con anécdotas que los demás desconocemos porque las vivimos por separado y no en formato piña como este verano. Pero sigo metiéndome en la cama con ellos, con los tres, no me aguanto, ni ganas. Y quien me diga que se acostumbran, miente, la que se acostumbra soy yo, y me encanta.

Besos a todos

viernes, 25 de agosto de 2017

Hasta pronto ❤


Queridos todos, Creo que será la última vez que os escriba desde Hong Kong. Tenemos los billetes para salir mañana por la noche. Resulta que ayer, fijaros como son las cosas, Mencía, una sobrina de Felipe, al leer el post de hace dos días, me mandó un mensaje preguntando si María, la chica que hemos conocido en el hotel, tiene un marido Jaime y un hijo Santiago. Se lo pregunte a María, por watsap, y me dijo que sí. Solo por un nombre y una ciudad. Mencía me dijo que había seguido su intuición, y eso es lo que pasa. Que la intuición hace las cosas más divertidas. Esta noche cenaremos con María y Jaime, de despedida, y mañana pasaremos el día con José Almansa, hasta que nos vayamos al aeropuerto. Por si mañana no me puedo despedir de vosotros, lo hago ahora. Me gustaría mandaros a partir de ahora un post con cosas que nos ocurran, ya en casa, de vez en cuando,sin marcarnos un tiempo fijo, como fluya para no cansaros jajaja. Con los avances, con lo que aprenda, por si os ayuda en algo,que a mi desde luego compartirlo me encanta un montón, como dice Felipón.

En la editorial me han propuesto hace unas semanas juntarme con los que queráis en su sede, en octubre, que viajaremos a Madrid. Hacer un pequeño taller y compartir información que he recibido en estos años, que me ha aportado y me ha dado un punto de vista diferente para avanzar en mi camino personal. Y también para aprender de vosotros,que esto es así.


Todos tenemos mil batallas interiores, y exteriores,entre otras cosas para salir de los famosos roles que nos imponemos, aunque aquí no las cuente porque forman parte de mi intimidad y la de mi familia. Todos estamos en el mismo carro, unos lo reconoceremos,por fin,otros aún no,unos nos encontraremos, nunca por casualidad, otros lo haremos en la distancia, lo haremos durante segundos o para siempre. Unos despertamos y otros nos dormimos de nuevo por un tiempo para coger fuerzas y perspectiva de nuevo,unos estamos a tope de energía y otros más cansados. No pasa nada,creo que forma parte de esta Vida y no debemos jamas sentirnos culpables. Escribo porque he pasado muchas emociones y situaciones,éstas y las que me quedan. Sólo escribo y he escrito este mes para compartir aquello que he aprendido de personas importantes para mí, de experiencias que he vivido y sobre todo, aquello que he aprendido de mis hijos. La diferencia de la Rocio de hace unos años a ésta no es la alegría, que siempre he sido una persona creo alegre, sino la forma de enfocar esta alegría para que sea una consecuencia consciente de lo que vivo. Soy alegre pero ahora estoy alegre. Estoy triste pero soy consciente de estarlo si lo estoy. Me enfado y soy consciente de estarlo, aunque al principio no sepa por qué. Cambia tanto la película. Ser parte activa de ella. No dejarte llevar. No ser víctima y no quedarte paralizada por los miedos o el qué dirán.  Saber preguntar a quienes consideras tus maestros de vida y los que aparecen, escucharte tambien a ti misma. No esperar a que llegue un tifón y te lleve. A ti y a todos tus planes. Esos planes se rehacen, cambian, se renuevan, se inventan y se llevan a cabo con independencia de cómo venga el tifón. Porque la que te rehaces eres tú, la que cambia, la que se renueva y se inventa cada día, eres tú, te haces un ser flexible. Con esta postura trasciendes muchas batallas, te preparas para otras, pero al menos, avanzas y nunca más te vuelves a quedar en esa zona tan peligrosa que llaman de confort.

Sabéis dónde estoy, para lo que pueda aportaros o me podáis aportar. Con Chan he aprendido mucho. Me llevo mucho. Y seguro que como dije en su día, solo en un tiempo sabré hasta dónde llega el alcance de este viaje.

Ayer fue una despedida también con ellos, con nuestra intención puesta en volver. Le pedí que me pusiera deberes y me regaló dos libros que empecé a leer anoche, sobre sanacion, sobre intención. Justo son dos temas que dan vueltas en mi desde hace tiempo. No sabía a lo que venia ni con lo que me iba a encontrar. Me gustan las aventuras y está lo ha sido. Lo más gracioso es que Chan me ha dado, supongo, lo que venía buscando,me ha hecho profundizar en temas que están en mi revolviéndose inquietos. Así que gracias a él. Y A todo su equipo. 


A Felipón le pusieron máquinas durante más de dos horas, la sala estaba llena porque recibió a toda la gente que durante el día anterior, por el tifón, no había podido ir a la consulta, así que él no entró en nuestra salita en todo el rato, más de dos horas. Fuera había niños y mayores y él pasaba por unos y por otros con las manos en sus cabezas. Cuando vino con nosotros, pasadas las siete, lo hizo acompañado de cuatro ayudantes, más mi amiga, la señora que más ha estado con nosotros en este tiempo. Es divertida.


Su entrada tuvo magia,me entró un escalofrío, teatreramente y verídicamente hablando. Como la escena final. Parecía que fueran a operar a Felipón. Le puse una vez más en sus manos, y lo dije para mis adentros. Chan le hizo un intensivo que duró minutos mientras todos mirábamos. Al final se sentía contento y Felipon se dejó, que es lo más sorprendente. Pepa Pig merece un momumento. Gracias también a Pepa Pig.


Os prometo que confío en él. Cuando nos ha dicho que esperemos para ver resultados y que no deje de ponerle las máquinas que nos ha dado. Veremos grandes cambios en estos próximos meses, más allá de una evolución natural, cambios grandes. Que así sea. He visto tantos ya en Felipón y en tantos niños como él,que confío. 

Voy a seguir contandoos porque formáis parte de este equipo. Una madre ayer me dijo que si podía Chan hacer algo con su hijo, Chan me dijo que sí cuando se lo pregunté ayer al ver su vídeo. A esta madre le dije que mejor esperamos uno o dos meses a ver los cambios en Felipón, soy la primera que no vuelo cual mariposa, solo apuesto, como lo hemos hecho todos los que hemos venido,con la intención puesta en sembrar algo nuevo y abrirnos puertas a aquellas familias que como la nuestra, busca salida al cerebro de sus hijos.


Felipón anoche y hoy por la mañana vomita y tiene diarrea. Estamos convencidos de que es parte de este proceso,de esta limpieza. Pero se encuentra muy bien, contento, y tomando suero mientras juega. Hoy recorreremos después de comer un poquito esta ciudad, y cenaremos pronto para dormir bien.

Os mandamos un beso muy grande y deseo,de verdad, que este viaje haya abierto puertas en vosotros como lo ha hecho en nosotros. A cada uno en la forma que más necesite. 

Maca, eres pura energía,eres guay. A todos en Facebook y fuera de él.

GRACIAS, Iñaki,por abrir la expedición y ser tan valiente ,me preguntaba Esther si querrias ser padre después de esto,mamá,gracias por todo,Felipe por estar siempre conmigo en mis locuras,te quiero. Papá,aunque no hemos hablado mucho,sé que estás ahí.

Gracias, y a mis hijos,los primeros.





miércoles, 23 de agosto de 2017

El tifón 🙆🙆🙆

Nunca había vivido un tifón y hoy nos ha tocado, creo que el mayor de los últimos cinco años. Aunque desde nuestra habitación no se veía nada alarmante, nos han enseñado vídeos de otras zonas de la ciudad y son espectaculares. Olas y viento arrasando casas y comercios. Ya estaba advertido desde ayer que cerrarían y también el transporte público. Todo el mundo cuando volviamos compraba provisiones de comida porque estaba publicado que tendría grado 10 y que sería peligroso. Chan nos avisó que no habría consulta. Se paraliza la ciudad, así que hemos pasado toda la mañana en la habitación, descansando, comiendo... y ahora en la zona de las bolas, desde donde escribo. Un matrimonio español que conocimos el otro día estaba aquí cuando hemos bajado. María, (hola si me lees) me contaba cosas de este país. Primero me preguntó mi impresión de Hong Kong después de un mes y le dije que me parece una ciudad muy cómoda, con un transporte público buenísimo, taxis baratos y con zonas muy chulas, además de estar fascinada con la bahía y sus rascacielos (se subió antes de que pudiera decirle esto último). También le he dado mi opinión sobre sus habitantes, los hay encantadores, pero los hay que de verdad son muy maleducados. En este punto ha sonreído. Dice que efectivamente son personas con otro concepto de la moral y la educación, sobre todo en China, no tanto en Hong Kong al ser una ciudad cosmopolita con algo de europea. Y aún así no siempre encuentras a gente aquí que te ayude. De otro lado, son personas muy disciplinadas y trabajadoras. No saben vivir fuera de un esquema, no saben improvisar, no les han enseñado. Cierran las tiendas a las 22.30 de la noche, eso sí que lo voy a echar de menos en Francia, farmacias, joyerías, tiendas de ropa, restaurantes, en los que por cierto puedes comer o cenar a cualquier hora y encuentras gente comiendo arroz o tallarines a las 5 de la tarde.

Son el polo opuesto a los españoles. María trabaja en una multinacional aquí y le costó mucho hacerse con su equipo y sus compañeros de trabajo pues no le daban información si no la pedía y aún así, depende de cómo realizara la pregunta,tampoco. Ya se ha acostumbrado y viven contentos con su hijo de un año. 

Después de un mes aquí, debo decir que me vuelvo muy contenta, que en ningún momento he tenido sensación de querer irme antes de tiempo, que el equipo de Chan ha sido maravilloso y me han ayudado mucho con los niños para que fuera todo más fácil.

Hemos recibido un correo de la compañía aérea diciendo que se retrasa nuestro vuelo dos días, pero esperamos arreglarlo mañana por la mañana, si no es por teléfono, Felipe tiene pensado pasarse por la oficina en la isla. Sabemos que la razón no es el tifón, éste pasa en 24 horas.

Mañana también es nuestra última sesión con Chan. Nos ha dado algunos de sus aparatos para que sigamos practicando en casa, hoy se lo he hecho yo en la habitación ya que no teníamos sesión con él.

Si he notado algo es lo mucho que está hablando Felipón, cada día más. Como dije en su día, no sé si porque forma parte de su evolución natural, que desde que arrancó hace un par de años o tres a mejorar ya no para, o por la terapia de Chan, que lo ha acelerado, pero sus frases no sólo son más largas este verano sino que además están muy bien estructuradas, con matices y con palabras nuevas cada día que nos sorprenden, y se le entiende mas. Chan le ha puesto varios programas de inteligencia, coordinación motora, estabilidad emocional, que ya la tiene pero imagino que forma parte del programa... Dice que éste último  es para todos los niños con lesión cerebral, porque cuando no tienen lo que quieren cogen rabietas, caprichosos, algo que creo que ya comenté algunos posts atrás. Les maleducamos y ellos se aprovechan 😅.

Chan nos ha grabado estos programas en una tablet que también nos ha dado y se lo debemos poner cada día mientras duerme o mientras está en una habitación durante el día. Funciona a partir de frecuencias vibratorias que emite una máquina a la que va conectada.

Me decía una madre hoy que siente que su hijo ya está preparado para hacer muchas más cosas pero que su cuerpo no le responde a la misma velocidad. Ahí estamos nosotros también, es un punto bueno porque ves que él ya se siente capaz, con ganas, y que en el plano intelectual ha superado una barrera , pero por otro lado quieres ayudarle más si cabe, estar tú por delante para tirar del carro, y no al revés. Sabes que en un niño con lesión cerebral el tiempo es definitivo, cada segundo cuenta. Por eso repito la importancia de que las madres estemos bien, abiertas, sin miedo, con el sentido común a tope y la capacidad para discernir lo que llega,a tope también. No vale ser una rémora, tener la culpa golpeándote el pecho todo el día, sin energía o viendo a ver a quien o a qué culpamos para buscar excusas.
Y si no aparece nada a nuestro alcance para ayudarles, para, ésa es mi opinión. Eso de que el tiempo es tan importante se aplica cuando sabes en qué dirección estás remando, pero cuando no lo tienes claro, mejor no remar hacia cualquier lado porque se gastan muchas energías. Para a descansar, a tomar fuerzas, a encontrar tu sitio,para avanzar después, para leer los mensajes que hay para ti o para estar tranquila sin más, viendo un rato la tele con tu hijo, cogidos de la mano. Es mi opinión, y aquí lo digo sin miedo a equivocarme o a decir algo con lo que no estéis de acuerdo. Habrá madres que me digan que así es fácil, en el punto en el que estamos, Felipón ya habla,que eso es mucho, gatea... Pero hace dos años no, y saber esto me dio la vida. 

Eso sí, si te encuentras bien,segura y confiada,soy de las que te digo ... adelante,al fin del mundo con tus ideas. 

Los niños son la pera, no ven la discapacidad como nosotros, con ese tinte de tragedia. Dicen que el dolor para los adultos es mayor porque además de dolor, sufres por el miedo a tantas cosas a las que te lleva ese dolor. Con la discapacidad de un hijo pasa lo mismo, no es la discapacidad en sí, sino los miedos y prejuicios, la sensación de fracaso, de no tener todo perfecto... de no llevar a cabo el plan de vida que nos habíamos marcado, como los chinos. Los niños que están con Felipón no le ven diferente, Martina se lo comentaba a su madre hace unas semanas, Candela nunca deja ganar a Felipón, hoy corría por delante de él en las bolas, sin piedad, y los dos se reían. No añaden sufrimiento a la discapacidad en sí. Si supiéramos verlo así, con esa inocencia, o con la sabiduría de quien sabe y ha aprendido, descargaríamos a nuestros hijos del deber de recuperarse de manera tan rígida.

En Francia nos espera su colegio, su ayudante y amigo Charlie, sus amigos y su terapia en el hospital, pero creo que algo ha cambiado en todos. Mi asignatura pendiente en su colegio, con sus profesores, es que le conozcan de verdad. Con el idioma que aún no controla, con haber entrado este año nuevo... Felipón no ha dejado ver su verdadera personalidad. Lo divertido que es, su inteligencia. Aunque ya empezaban a captarlo, le tienen demasiado protegido, miedo a que tenga crisis, a que se canse demasiado... Me gustaría, y lo hablaba con Julie, su profesora suplente los últimos meses del pasado curso, que habla muy bien español, que le vieran como un niño igual que los demás, con más dificultades para ciertas cosas, pero un niño al fin y al cabo.

Hoy Felipe me ponía una canción. Ha sido una de las finalistas en el festival de San Remo, él trabaja en Italia aunque vivamos en Francia, y siempre está hablando en italiano así que me ha traducido la letra. Os adjunto el vídeo y os adelanto lo que dice, me parece bonito con todo lo que hemos estado hablando estos días.

https://youtu.be/u6fbLKY6IfI

No es literal pero aquí va:

Me he equivocado tantas veces en la vida y quien sabe cuantas veces me equivocaré en este pequeño paréntesis infinito. Cuantas veces he pedido perdón y cuantas veces no. Es una carrera que decide su propia meta. Cuantos recuerdos que se dejan por el camino, cuantas veces le he dado la vuelta al reloj de arena.
Por cuanto absurda y compleja nos parezca,la vida es perfecta
Por cuanto incoherente y testaruda te parezca, si caes te espera
Y somos nosotros quienes tenemos que aprender a aferrarnos a ella
Estamos de paso, somos eternos, somos historias, somos hijos de nuestra propia verdad
Y si es cierto que un día nos abandona que se haga ahora su voluntad
Cuantas risas gastadas por el camino, cuantas veces condenamos esta vida burlándonos por creer haberla ya comprendido
No basta no basta
Bendita sea
A quien se encuentra a sí mismo en su propio coraje
A quien nace cada día e inicia su viaje
A quien lucha desde siempre y soporta el dolor
Ninguno es diferente ninguno es mejor
A quien ha perdido todo y parte de cero
Porque nada termina cuando se vive de verdad
A quien se queda solo aferrado al silencio
A quien devuelve el amor que tiene dentro
Bendita sea .......
Por cuanto absurda parezca la vida es perfecta........

Besos...

PD: Pía hoy se ha empezado a arrastrar hacia delante. Es un milagro, aprovechadlo quienes tengáis bebés o los vayáis a tener. El cerebro es una máquina perfecta y la vida un verdadero regalo. Nuestro cuerpo,sagrado desde que estamos dentro de la tripa de nuestras madres. Ojalá alguien nos lo explicara al nacer y en el colegio nos enseñaran cómo hacerlo. Después cuesta más aprender a quererlo como merece.

lunes, 21 de agosto de 2017

Hoy es largo pero tengo mucho que contar

Cuantas cosas que contaros...


El domingo fue un día muy especial. Era el primer cumpleaños de cuya celebración Felipón ha sido tan plenamente consciente. El año pasado lo celebramos en casa, en Francia, con Carolina, Luca, Martina y Tomás, Paola, Antoine y Daniel, que hacen que nos sintamos allí como si estuviéramos en casa. Estaban también mi tío y mi madre. Nos lo pasamos muy bien y soplamos velas. Ayer no soplamos velas pero cantamos Cumpleaños Feliz y Felipón se subió en su primera montaña rusa. Cuando le vieron entrar, después de medirle para ver si por talla estaba autorizado a montarse, me vinieron a decir si estábamos seguros de que no iba a ser una emoción demasiado fuerte para él.  Mi único reparo es la epilepsia, que pudiera darle, pero le pregunté a Felipe qué pensaba él y me dijo que sin problema. Menudos dos nos hemos juntado. Les perdí de vista. Era una montaña rusa del espacio, en Tomorrowland. Desde fuera no se veía nada, aparte de que ya era de noche (he empezado contando el final, la última atracción en la que se montaron) así que esperé fuera con Pía. Creo que cuando terminó, dijo: ¿Y ahora donde nos montamos, papá? Felipe padre salió de todos los colores, por lo visto iba muy, muy, muy rápido y los giros eran muy fuertes. Candela como siempre, pide caña y le encantan las alturas y la velocidad.


Antes se habían montado en las tazas, que giran como locas si tú eres tan loca como Candela que daba vueltas al volante sin parar, muerta de la risa. Felipón le seguía en la risa hasta que miró fuera de la taza en la que iban sentados y vió que el mundo daba muchas vueltas. Creo que se le cambió la cara pero aún así se seguía riendo. El vídeo no tiene desperdicio, yo estaba fuera con Pía.


Mickey, Toy Story, fuegos artificiales de clausura en el castillo mítico de Disneylandia, trenes en casas de miedo, trenes en el bosque de Winnie de Pooh, en el que también nos montamos Pía y yo, Dumbos voladores, casa de Tarzán, Fish and Chips y Coca Cola... Hubo de todo. Hasta nos empapamos para hacer más llevadero el calor y el solazo. Creo que estábamos a más de 45 grados a la sombra.


Su madrina Jimena nos había encargado un regalo para él y le compramos una caja con todos los muñecos de Toy Story, de los que ayer no se separaron en todo el día, ni Candela ni él. Juegan juntos y se ríen. Hago hincapié en esto porque para mi es un milagro verles así, antes era tal la diferencia entre ellos que Candela se entretenía sola y él se contentaba con mirarla. El año pasado ya empezaron los juegos, pero este año, y más en este viaje, está siendo increíble la cercanía y la complicidad que tienen. A pesar de que Felipón sigue teniendo movimientos lentos y no anda, la sigue gateando y se busca la vida para jugar a lo que sea. Su forma de ser es tan divertida que compensa lo demás y ella le busca siempre para jugar, incluso a mamás y papás o a médicos.

Patricia, gracias por tu numerología a Felipón de regalo de cumpleaños. Y gracias Francisco Alemalas, no nos conocemos, pero sé por Patricia que sigues nuestros pasos y que has trabajado con niños con lesión cerebral. Nos encantó tu canción dedicada.

Ayer se despertaron tarde por lo tarde que se habían acostado, llegamos a la 12 casi de Disneylandia y se durmieron a la 1 de la mañana después de cenar algo aquí ya en la habitacion. Pasamos la tarde en la consulta de Chan y salimos muy tarde también de ahí. Estuvimos hablando con él un buen rato, al final. Ayer durante la cena, en un restaurante, Felipe pedía en inglés agua al camarero. Water please. Pero éste no parecía entenderle. Y Felipón, muy serio, dice "Agua, coño, pide agua". Felipe dice que no nos ríamos cuando dice palabrotas o se pasa de listillo, pero él es el primero que lo hace. Es imposible, lo hace de tal manera que lo encaja perfecto.

Fijaros que cuando me dijeron embarazada las lesiones que tenía, me dijeron que tendría un retraso importante en el plano motor y también en el plano intelectual. Podía tener también problemas de comportamiento y de relación bajo alguna etiqueta del espectro autista. Me dolían todos, pero mucho más el emocional y el intelectual que el físico. Pensar que tendría un hijo con el que no podría conversar de manera coherente, me hacía polvo. Esa duda, esa sombra, me ha acompañado desde entonces. Nunca ha tenido problemas para comunicarse ni para mostrar sus emociones asi que el autismo en principio quedaba descartado. Felipón es un niño inteligente, eso lo supe desde que nació, al verle, al mirarle a la cara. Incluso mi primera impresión y se la comenté a Felipe fue: Este niño tiene un grandísimo sentido del humor. Tenía uno o dos días. Sin embargo, para mostrar esa inteligencia al resto del mundo, ese muro que separa a un niño con lesión cerebral del resto de ese mundo, que es el suyo, no siempre se deshace. Y la posibilidad de que no pudiera sacarla, me hacía daño de alguna manera. Ahora habla y se comporta de manera parecida a los niños de su edad, pero no sé si algún día será "normal" según el baremo que entendemos por normal. Porque hoy por hoy se nota que es diferente. He llegado a un punto  en el que me da igual, he conseguido de manera natural deshacerme de los prejuicios y de los convencionalismos. Me encantaría por supuesto que trabajara, en lo que él quiera y pueda, que tenga novia, o se case y tenga familia, pero como no sé si eso será posible, y si estará al alcance de su mano, a día de hoy puedo decir que ese miedo se ha disipado. Porque me he dado cuenta de que le quiero igual. No más que a Pía y a Candela, igual. Un hijo con lesión cerebral te abre las puertas a la dimensión de amor incondicional. No pides que saque buenas notas, pides que sea feliz y llevas esa exigencia al resto de tu hijos, no sería justo lo contrario. Al menos nosotros lo intentamos e intentaremos. Doy gracias por estar en el punto en el que estamos, que se ría y que nos haga reír. Eso le va a abrir muchas puertas. Recuerdo cuando era voluntaria en el centro Dato y echaba una mano a Teresa, una chica que iba a allí. Era tan divertida. Felipón es además bueno, sensible, cariñoso y como ya he dicho, muy inteligente. La forma que tenga de desenvolverse y relacionarse, es un misterio, el mundo está hecho para estándares. Pero el suyo es tan rico en matices que encontrará su hueco, grande y mágico, fuera de nosotros.

Madres de niños con autismo. Os recomiendo un libro llamado Hija de la eternidad. Me encantó y te ayuda a comprender muchas cosas. Hubo un tiempo en el que pensé que Felipón antes de nacer podía serlo. Es difícil,por eso, con más motivo, y lo hablaba con Chan ayer, debéis prestaros atención a vosotras, quereros y cuidaros para estar sanas de mente, de cuerpo y de corazón.

Cuando me enteré de que estaba embarazada de Pía me alegré mucho por Candela. Las madres que tenemos hijos con lesión cerebral sabemos lo importante que es descargar de responsabilidades a sus hermanos. Que no asuman un papel que no les corresponde. Que crezcan sabiéndose libres, porque lo son. Y el mañana es el mañana, hay que vivir en hoy y hoy son niños. Pía y Candela son las mejores compañeras de viaje de Felipón, cada una por razones diferentes. Y si no hubiéramos tenido a Pía, ni a Candela, y Felipón hubiera sido nuestro único hijo, estoy segura de que también, aunque fuera más difícil, buscaríamos la forma de hacerle ser un hombre independiente. Mi gran maestro en este sentido es Álvaro Galán, o más bien, su madre.

Eso buscamos, en Hong Kong y donde haga falta, que nuestros hijos conozcan el mundo y sepan lo grande que es. Y aprendan. Mi madre me sacaba del colegio muchos días y me decía, Rocío, arquitectos y abogados habrá muchos, pero niños que crezcan abiertos a lo que venga, no tantos. Me llevaba a lugares extraños para mí en aquel momento, ella se ha dedicado siempre al trato y la compra venta de antiguedades, barrios pobres, barrios ricos, gente rica, gente pobre, lo importante era aprender de la vida. Y aprendí. Desde hace un tiempo siento que me toca aprender sobre las personas, sobre mí, y hoy Chan me ha enseñado mucho en ese sentido.

Llevo tres semanas aquí y aún no había conseguido hablar más de cinco minutos con él. Ayer me los ha dedicado, han sido más de cinco. Sé que le caigo bien, me ha cogido cariño y me ha dado las gracias por no preguntarle en este tiempo. También me ha pedido disculpas por ello pero yo le he dicho que desde que le vi confié en él, con independencia del resultado.

Nos hablaba a Felipe y a mí sobre su trabajo. Como os decía estos días, él prepara el terreno para después sembrar. La estructura física del ser humano, compuesta por huesos, músculos etc., debe estar sana. Una vez trabajado sobre ella, como lo haría un osteópata, prepara los órganos para que puedan realizar correctamente sus funciones, como también lo haría, entre otros, un osteópata. En este caso hablamos del cerebro de Felipón. Hecho lo anterior, introduce la información para que éste trabaje como un cerebro sano, y en estos últimos días prestando especial atención al cerebelo por eso del equilibrio. El quiste que tiene, o tenía, ya no sé, sigue dificultando su marcha. Chan asegura que en dos meses está andando.

Paso entonces a explicaros las herramientas que utiliza porque es lo que aún no terminaba de entender yo. Durante más de cuarenta años él ha trabajado con sus manos, con la energía que todo practicante de terapias energéticas puede aplicar, en su caso Qi Gong, además de ser un gran conocedor del cuerpo humano, no sé si médico además. Tenía muchos pacientes, era bueno y obtenía grandes resultados, pero buscaba la forma de ser más eficiente, poder tratar a más personas y obtener resultados más rápidos. Antes sólo lo podía hacer él y ahora tiene a personas en su equipo trabajando con él. Buscando en todo el mundo, en estos años ha descubierto unas máquinas que trabajan con energía 380 mn, dan una luz azul, la usan en países de occidente, por ejemplo en Rusia, para tratar afecciones muy graves de piel. Esta energía es muy potente pero no penetra muy profundo, por eso se queda su uso en la piel. Hemos visto ayer artículos a este respecto. Él une esta energía a la energía Quantum a través de una máquina que él ha diseñado con su maestro de la universidad. También nos ha pasado artículos en este sentido que leeremos en estos días y que os paso encantada si queréis. La energia 380 puede penetrar a lo más profundo gracias a la energía quantum y ambas entran con miles de partículas en nuestro cuerpo. De ellas, sólo unas pocas logran llegar a lo más profundo y reparan el órgano dañado. A la energía Quantum tenemos acceso todos como hablábamos en estos días, simplemente la canaliza a través de una máquina y la pone a disposición de su equipo para que la puedan aplicar a los pacientes de manera rápida y efectiva.

Le pregunté, y como todo, es mejor poner una intención a la máquina. Me dijo algo que os había comentado estos días acerca de la comida, mejor también poner la intención para que lo que comas sea mejor para ti.

Le pedí ayer que pusiera sus manos en las mías para notar la energia y de inmediato mis manos se llenaron de esa sensación tan especial. Después su ayudante me puso una de sus máquinas en las manos y note el mismo efecto. Me ha dicho, eso es lo que yo hago. Permito que personas que trabajan conmigo puedan aplicar energía en las personas que vienen sin necesidad de practicar años como lo he hecho yo.

Esto en lo que se refiere a las máquinas que emiten energía. Pero también las tiene, creadas por él, que dan información a nuestro cuerpo para reparar el órgano dañado y que funcione como un órgano sano a través de frecuencias vibratorias que simulan el funcionamiento del órgano sano y así las adopte.

En China se han cuidado siempre mediante una dieta sana, a través de energía qigong, meridianos y masajes; la tradición hindú mediante el yoga, la  meditación, los masajes... en Occidente a través de la homeopatía. Sin embargo hoy hay dificultades para aplicar todo esto, por falta de tiempo y de conocimientos y también por las dudas que han surgido al no haber la evidencia científica que muchos buscan. Además, el boom que ha habido ha invitado a que mucha gente se erija como conocedora absoluta de estas terapias y haya fraudes. Chan nos decía que en 2014 ya se ha confirmado por la ciencia la existencia de meridianos. Os pongo fotos para que lo leáis vosotros, en inglés. 

El ser humano posee una excelente adaptabilidad a su entorno y un poder curativo que desconoce. Chan sólo invita al cuerpo a sacarlo y reponer órganos dañados.





Desde que ha llegado Felipe nos tocan los taxistas más simpáticos, mucho más difícil que entender todo esto junto, y además no se nos cuelan los chinos en los ascensores ni en el metro. Os aseguro que esto no es moco de pavo, dicho por los chinos más simpáticos, que también los hay. 

Por cierto, Marina, mi amiga del colegio y tía de mi niño favorito Yago, un valiente donde los haya, es además coach y me ha planteado la siguiente pregunta, que os traslado por si os sirve también. A mí me ha puesto deberes: Qué  te pasa a ti si le "fallas" a alguien. Nada, porque no le fallas a nadie, pero id más allá... yo me pongo a ello. La idea es que te descargues de peso y de culpas. 

¡¡¡Besos!!!!